GECKO VOLADOR

El gecko volador (de nombre científico Ptychozoon kuhli) es un pequeño reptil único que no se ve muy a menudo en el comercio de mascotas. Es una de las especies de gecko más raras, por lo que son muy buscadas por los amantes de la herpetología. Hoy vamos a hablarte un poco más del gecko «volador».

Taxonomía y clasificación del gecko volador

Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Sauropsida
Orden:Squamata
Suborden:Lacertilia
Infraorden:Gekkota
Familia:Gekkonidae
Género:Ptychozoon

Características físicas del gecko volador

Se trata de una especie de gecko de tamaño mediano, de 10 a 20 centímetros de longitud en total. Este gecko es de cola corta y como la suele tener enroscada hace que todavía parezca más corta.

A pesar de su colorido nombre, estos reptiles no «vuelan» en absoluto. En cambio, saltan de una rama a otra. Gracias al exceso de aletas de su piel, pueden controlar su trayectoria y planear hasta ponerse a salvo.

gecko_volador sobre hoja

Estas «aletas» facilitan que el geco pueda «planear» y controle en el aire su desplazamiento cuando realiza saltos de larga distancia en altura. La cola también le proporciona cierta estabilidad. Su cola está aplanada, lo que les permite utilizarla como timón.

Observarás que el gecko volador también tiene varios colgajos de piel en el cuerpo. Estos colgajos son visibles alrededor de los brazos, la cola y la cara. Incluso los pies son palmeados.

Los geckos voladores tienen un aspecto apagado. Por lo general, están cubiertos de manchas de color marrón, negro y bronceado. La coloración es esporádica, lo que le da un aspecto natural y muy camuflable en su entorno.

A simple vista estos lagartos aparentan un trozo de corteza de árbol. Esa apariencia la usan para mezclarse entre los árboles y no ser detectados tan fácilmente.

¿Dónde vive el Ptychozoon kuhli?


Estos lagartos de hábitos nocturnos son originarios de las selvas del sudeste asiático. Los gecos voladores son maestros del camuflaje. Además, son arbóreos y pasan la mayor parte de su vida en las copas de los árboles.

¿Cuántos años vive este pequeño gecko volador?


La esperanza de vida de un gecko volador es corta, entre cinco y ocho años cuando se mantiene en cautividad. Sin embargo, eso es sólo si se le proporciona un cuidado de primerísima clase.

¿Qué come este gecko? Alimentación y dieta

gecko-volador sobre hoja verde


El gecko volador se alimenta de insectos. En la naturaleza, cazan una amplia gama de insectos diferentes para satisfacer sus necesidades nutricionales. En cautividad, les van bien los grillos, las cucarachas, los gusanos de la harina, las lombrices de cera y las lombrices de tierra en rodajas.

Siempre aportando una variedad de fuentes de alimento. Asegúrate de que los insectos no sean más grandes que el ancho de la cabeza del gecko.

Los gecos voladores jóvenes necesitan comer todos los días hasta que estén llenos. Lo normal es que coman entre 5 y 10 insectos. Los adultos suelen comer cada dos o tres días. Pueden necesitar hasta 15 insectos en cada comida.

¿Cómo es el carácter y comportamiento de este gecko con aletas?


Durante el día no esperes ver mucho a tu reptil volador. La mayoría encontrará un escondite acogedor para dormir hasta que se ponga el sol.

Por la noche, estas criaturas son bastante activas. Se mueven por las ramas en busca de zonas más frescas o cálidas para regular su temperatura.

Esta especie de geckos voladores pueden cohabitar con otras, pero hay que planificar el grupo en consecuencia. Un grupo de hembras o un macho con varias hembras es lo idóneo.

Los machos se vuelven muy territoriales entre sí y se pelean constantemente. Nunca debes alojar dos machos juntos. También es una buena idea evitar alojar a los geckos más grandes con los más pequeños. Lo mejor es tener gecos de la misma edad y tamaño.

No esperes mucha interacción con esta especie de geckos. Estos animales son muy asustadizos. Aunque se sienten cómodos con el tiempo, siempre seguirán siendo huidizos.

Hay que ser muy cauteloso con su piel, es muy sensible. Intenta eliminar cualquier superficie afilada o rugosa en el terrario.

No son un reptil de compañía que desee que lo cojan y manipulen. Son demasiado tímidos. Siempre intentarán huir. Incluso si tienes la suerte de agarrar uno, hará todo lo posible para saltar de tu mano y alejarse de ti. Es su naturaleza. No les gusta nada que los toquen.

Cuidados del gecko que vuela

gecko volador visto desde abajo

Los gecos voladores son unos lagartos increíblemente singulares que pueden ser excelentes mascotas.
El cuidado del gecko volador es una tarea más adecuada para los amantes de las herpes con un poco de experiencia. Aunque no son particularmente difíciles de cuidar, estos reptiles tienen algunas necesidades distintas para prosperar.

Como cualquier otro reptil, estos pequeños lagartos son muy sensibles y notarán rápidamente unas condiciones de vida deficientes. Hay que crear un hábitat adecuado para mantener a estas criaturas sanas. De lo contrario, pueden sufrir enfermedades y una muerte potencialmente temprana.

Al tratarse de una especie arbórea, hay que esforzarse más para garantizar que su entorno sea propicio para su estilo de vida. Estos geckos no pasan mucho tiempo en el suelo (no es donde se sienten más seguros), por lo que se necesita una altura amplia para poder trepar. Así que ya sabes, terrario muy alto antes que ancho.

Para reproducir su hábitat natural, llena el recinto con ramas y lianas trepadoras. No hace falta que pongas escondites en el suelo ya que apenas los usarán. Es preferible que los coloques en lugares elevados y uses plantas con mucho follaje para que escondan allí mismo.

También te puede interesar:

¿Quieres ver más artículos de geckos? Seguro que sí. Aquí te dejamos unos cuantos más.